Erotia


De Emiliano Antonioni
De Emiliano Antonioni

¿Quién?


¿Quién vendrá a dejar su sal en tu cama


a escindirte el vientre


a arrullarte la almohada?



¿Quién será  risa estival


lágrima de otoño


café por la mañana?



¿De quién la voz que acaricie el tímpano


el labio complementario del beso


el otro para ser dos?



¿De quién los cinco dedos de la mano


que pacten complicidad?



¿Cuál la pupila del asentimiento?



¿Quién vendrá con la magia que ilumina los encuentros?

Llámame


Llámame beso en el fragor de la alborada

y desataré entre los nudos de la noche

el enigma de la luz de tu trastienda


Llámame hueso y te hablaré de Dios en la juntura

dime músculo y te diré de la bilis su color,

sangre y vestiré de rojo Emperador

negro y el eco será la noche


Llámame noche y en la quietud del silencio

te cantaré del agua

y de la expansión del yin al verde de la madera

                                                         [en primavera


Llámame sexo y se contraerá mi vientre

los vientos silbarán conjuros

las mareas lunáticas naufragarán tu barco

quedando a la deriva inocencia y sensatez.


Ardentía lunar



Lame mi pecho
que es roca de sal
deseosa del beso

                     de la ola marina

Juégame las ganas
con tu lengua de pez
horada mi entraña

                   quita la piel toda

Insufla viento
lleno de estrellas
en mi laberinto
de caracol


Que la ardentía lunar
de la bienvenida al sol
y la superficie cristalina

                  refleje la vida.






Deseo


Entreabiertos

tras las hojas

mis pétalos esperan el rocío

de tu erguida desnudez


Has florecer

                      [ amante basculo 


la primavera dormida en la hojarasca 



A horcajadas 



A media luz

con el salitre húmedo en la piel

los tacones rotos a cada lado de la silla

y las vértebras tensas en arco al infinito


en el piso


a horcajadas


espero ansiosa la sentencia

que me ahogue el vientre

Invitación


Atrévete a amanecer

en un sitio distinto

extravía el camino a casa, que el corazón guíe


Mira palpitar tus venas

más allá de la piel

Trueca palabras por besos

saciedad por hambre

asfíxiate de incertidumbre


que te inunde y bata el viento


Has del agua vino

y de la orilla de playa, espuma de mar

que la sequedad refresque la garganta

y el sudor se haga sal entre sábanas prestadas

Sin apegos, libre


que el corazón lata tal como eres


La Noche


La noche bordea

deseo de amantes

buscando en lo oscuro

el placer y el goce


La noche esculpe

sus cuerpos desnudos

acechando las ganas

el tremor y el roce


En noche de amantes

pactan sus voraces lenguas

se juran te quieros

a gritos sin voces


La noche los quema

en claros de luna

fundiéndolos al sol

de la medianoche.


Besos

Quiero besos sabor a madrugadas

sabor a despecho

besos


esos que buscan en otros besos

curar heridas como agua oxigenada


Besos que ardan

que lluevan

que coman de la fruta

almidonada


¡Quiero besos de lujuria, quiero!

de bordes metálicos de sables

de olor a mostaza en los rincones

besos salobres que corroen

de oxidadas barcas olvidadas

besos


Besos que no cuenten las horas

besos de angustia y desesperación quiero;

y al final un beso tranquilo

con un sabor a te quiero

y un abrazo de almohada

para contar por ovejas

besos


Solo los besos 

nos taparán la boca


Solo los besos nos taparán la boca

y en el silencio de la respiración

seremos eco de tambor

en otras dimensiones solares 


y a bocas selladas, pactadas

latido a latido una sola carne

y un solo corazón


Solo los besos nos taparán la boca

abrazo sereno y abrasador

bailando con las esferas

la misma danza de nuestras lenguas locas


Y nuestras almas en cuerpos fundidas

motivo de terredad

humanas

entre dos nadas

aquí y ahora

.

Ahora

Háblame ahora

porque las palabras

son un hueco en el viento

Y de tus besos quiero la boca llena


Tómame ahora

porque la distancia

solo conoce de las cosas del alma,

Y mi piel requiere la tangencia


Siénteme ahora

porque la memoria no transpira

riega tus aguas

por mis montes, valles y llanos


Ámame ahora

vivencia mi corazón

no dejes que la luna mengue

esperando el amanecer 


De SuWon Lee
De SuWon Lee

Me ocurres


Me ocurres

cual torbellino, por mí, circulas

cambiándolo todo de lugar


Reordenándolo todo, sucedes

                                        [aconteces

Corro las cortinas

abro puertas y ventanas

y te miro jugar correteándome

los pasillos y cuartos

Y tu sonrisa colorea mis jardines



La esencia del salitre

Quiero dormirme
en una orilla de playa
con tu cabeza anclada en medio del pecho
Y juntos, muy quietos, escuchar el mar

Tener el alma a puertas abiertas

para que pase y nos bata el viento

y nos devuelva la inocencia extraviada

haciendo un cuenco de sal el corazón

Que tus dedos cuenten las conchas de caracol en mi ombligo
Y mis cabellos te abracen como abrazan las algas

Que nuestras bocas se besen hasta la herrumbre
en la atmósfera sin cuerpos

quedar colgados

Ser tu y yo tan solo la vuelta de la ola
Ser tu y yo tan solo la esencia del salitre

Llamar Amor

Hagamos el amor a bocas fundidas
llenas de algas, peces y flores


Hagámonos mimos al atardecer
pestañeando la mirada, cual alas de mariposas


Y al amanecer abrazados de punta de nariz

inundémonos del aroma de lo innombrable

eso que osamos llamar Amor

... amorío arbóreo


Segunda llamada Orante

Escarcéame la piel

desnúdame la vida

debrida cada arteria cada vena

cada ventrículo de mi corazón


Hazme pellejo

que no quede poro de piel sin identidad

vacío

sin nombre

sin diatriba


Libérame a la luz

para fundirme con ella


Quítame los pesados grilletes

de las inadecuadas vivencias

sus cánones y paradigmas

sus comodidades, conveniencias

y etiquetas


Lánzame como el arco a la flecha

directo a la incertidumbre

sin rumbo

sin dirección

sin ninguna referencia

a un espacio infinito

y sin regreso


Busca en mi diván

sácalo todo

Hoy tengo ganas de ser otra historia

Sabor a sal...   Pampatar. isla de Margarita